martes, 9 de agosto de 2011

Interacción y regulación de la secreción de las hormonas endocrinas.

Por: Nancy Ramírez Solano

El sistema endocrino está regulado por una serie de hormonas que interaccionan y regulan las glándulas del sistema endocrino. Está formado por un conjunto de Glándulas Endocrinas distribuidas por todo el cuerpo. Se encarga de coordinar y regular diversas funciones del organismo. Esta regulación se realiza mediante unos compuestos, las Hormonas, que son producidas por las glándulas endocrinas, son transportadas por la sangre y actúan sobre otros órganos distantes.

La concentración sanguínea de una hormona en cada momento depende de su relación entre su tasa de desaparición y su producción.

Las hormonas son compuestos químicos que ejercen su acción en pequeñas cantidades. Existe un equilibrio entre la secreción de la hormona y su eliminación. Las variaciones de las cantidades de hormonas presentes en la sangre pueden producir alteraciones y como consecuencia enfermedades. La eliminación de las hormonas se produce por la orina o mediante su destrucción en el hígado.(1)

La relatividad de las células blanco (receptores que se unen a una hormona y la reconocen), a una hormona depende de: la concentración de ésta, la abundancia de receptores en la hormona de la célula blanco y los efectos de otras hormonas. Una célula blanco responde más intensamente cuando aumenta los niveles de la hormona. Además las acciones de ciertas en dichas células requieran la exposición simultánea a una segunda hormona. En tales casos se dice que esta última tiene un efecto permisivo. Por ejemplo la adrenalina solo estimula débilmente la lipólisis (degradación de los triglicéridos), mientas que en presencia de pequeñas cantidades de las hormonas tiroides la misma cantidad de adrenalina produce mayor intensidad de la lipólisis. La hormona permisiva causa la regulación ascendente de los receptores de la otra hormona, mientras que a veces promueve la síntesis de una enzima necesaria para la expresión de los efectos de esta última hormona.

Hay un efecto sinérgico cuando la acción conjunta de las dos hormonas es mayor que la suma de las acciones independientes de cada una. A manera de ejemplo ni la secreción ovárica de estrógenos ni la hipofisaria de hormona foliculoestimulante bastan para la producción normal de oocitos en los ovarios. Sin embargo su acción conjunta hace que ocurra tal producción.(1)

Se dice que existe un efecto antagonista de dos hormonas cuando las acciones de una se oponen a las de la otra. Un par de hormonas antagonistas es la insulina, que promueve la síntesis de glucógeno en las células hepáticas y el glucagón que estimula la degradación del glucógeno en el hígado.(1)

Casi todas las hormonas se liberan en forma de breves ráfagas. La estimulación creciente de las glándulas endocrinas hace que libere sus hormonas con ráfagas más frecuentes para que ocurra ascenso de las concentraciones hormonales en la sangre; en ausencia de tal estimulación se inhiben o son mínimas las ráfagas y disminuye la concentración sanguínea de la hormona.

La regulación de la secreción de hormonas normalmente mantiene la homeostasis y previene la sobreproducción o producción insuficiente de de una hormona dada.




Referencias:

(1) Tortora, G.J., Grabowski. 2005. Principios de anatomía y fisiología. IX edición. Editorial Oxford University Press México S.A. de C.V. México. Págs.: 572-603.

(2) Sanchez, P. 2009. Tipo 1. En linea. Fecha de consulta: 31/julio/11. Disponible en: http://nuestrosistemaendocrino.blogspot.com/

3 comentarios: